02/09/2015

ELECTROESTIMULACIÓN, 25 MINUTOS, RESULTADOS SORPRENDENTES.

Hoy por fin os hablo de algo que me tiene emocionada, ilusionada, motivada y enganchada. He esperado dos meses para escribir sobre ello con criterio y habiendo visto resultados, y tengo que deciros que… ¡ESTO ES LA BOMBA SEÑORES!

En un post anterior, donde hablaba de mi nuevo cambio de vida, os contaba mi batalla diaria con las pelusas, con el comer sano, con los hábitos saludables, y os contaba que empezaba «Mi reto Life». Dos meses después, y aún sin creérmelo demasiado porque parecía poco probable en mí, la cosa está cambiando. Si seguís leyendo os lo cuento.

electroestimulacion life e fitness house

Hace tiempo que oí hablar de la electroestimulación, en concreto me lo descubrió una amiga de toda la vida. Ella había empezado con este nuevo método de entrenamiento deportivo en Life E-Fitness House, y me contó todos los beneficios de lo que estaba haciendo. Que si le ponían un chaleco con electrodos, que tenía entrenador sólo para ella, que ayudaba a activar músculos que con un entrenamiento normal no activas, y una larga lista de etcéteras. En mi cabeza quedaron grabadas tres cosas: 25 minutos de entrenamiento, no había que llevar bolsa de gimnasio a cuestas y los resultados eran reales y realmente rápidos.

Ni que decir que ese mismo día estaba pensando en apuntarme, ya me veía con el bikini en verano, toda esculpida, andando por la arena mientras la gente pensaba que era deportista profesional. A los dos días se me había olvidado. La prioridad para mi poco tiempo libre era grabar, editar y todas estas cosas que ya sabemos. Lo de reafirmar las carnes lo dejaría para más adelante. Y «el más adelante» ha llegado.

¿QUÉ ES LA ELECTROESTIMULACIÓN?

Según Wikipedia:

«La electroestimulación muscular es la forma de ejercitar usando impulsos eléctricos. Los impulsos se generan en un dispositivo que se aplica con electrodos en la piel próxima a los músculos que se pretenden estimular. Los impulsos imitan el potencial de acción proveniente del sistema nervioso central, causando la contracción muscular. Es una forma de electroterapia o de entrenamiento muscular.»

Pero no nos confundamos, la electroestimulación no es algo milagroso, aquí no estamos hablando de las máquinas que venden en Teletienda para sentarte en el sofá y ponerte en forma mientras lees un libro. Aquí hay que trabajar, es ejercicio físico, solo que con la ayuda de la electroestimulación conseguimos activar nuestros grupos musculares de una forma que no conseguimos de normal, incrementando el rendimiento deportivo, cosa que hace que nuestro trabajo en 25 minutos sea comparable a 90 minutos de deporte sin electro.

De hecho, no es algo que se acabe de inventar, ya que ha sido usada para rehabilitación en fisioterapia desde hace mucho y también para preparación de deportistas a nivel competición. Ahora ha llegado a la gente de la calle, nuestros glúteos están de suerte chicas, ¡Vayan preparando los bikinis brasileños!

LA PRUEBA

Antes de decidir si empezar o no hice una visita a Life para que me explicaran en qué consistía exactamente y poder hacer un millón de preguntas. (Sí, yo soy de las que lo pregunta todo). En este punto tengo que decir que el equipo de profesionales que trabajan en el centro me lo puso fácil desde el principio. Como no soy nada superficial, el hecho de que todos, absolutamente todos, fueran guapos fue algo que no me importó en absoluto…(mentira por supuesto), aunque puede que si me motivara (verdad verdadera). Me explicaron detalladamente en qué consiste y me dieron una clase de prueba para que me familiarizara con el chaleco y que decidiera según la experiencia.

Previo a la prueba, Tania, la nutricionista, me hizo un estudio corporal, con una máquina del diablo, para la que no existen secretos corporales. Ese bicho consigue saber cuántos kilos de grasa y de músculo tienes, dónde están localizados, y por poco adivina cuándo fue la última vez que fui a Burger King a cenar. Mis resultados fueron los esperados. No hace falta ser muy avispada para saber que tras un año pegada al ordenador, levantando el culo de la silla las veces estrictamente necesarias (mi madre me traía la comida y la cena al escritorio) mi forma física estaría resentida. 8 kilitos me sobraban de grasa, y 5 me faltaban de músculo. Esto ya lo veía yo a la hora de hacer los vídeos, sobre todo en verano, cuando los tirantes dejaban ver el vaivén de mis brazos al mover la brocha. Había que ponerse manos a la obra y en ello sigo.

electroestimulacion dieta life e fitness house ana albiol

IMG_6418

En la prueba conocí al que sería mi entrenador en cada sesión, Manolo, o como yo lo llamo, mi maestro Yoda. Profesional y de apariencia seria, pero sólo de apariencia, con el que conecté rápidamente y que después de un mes controlando mis posturas y pidiéndome que «interiorice», ha conseguido que sepa activar mi abdomen, mis dorsales, y lo más alucinante, que haga flexiones sin que sufra mi cuello (en seis años de gimnasio jamás lo había conseguido).

EN EL CAMPO DE BATALLA

El elemento estrella de la electroestimulación es el chaleco con el que haces el ejercicio, que va conectado a la máquina encargada de mandar las corrientes a tu cuerpo. Bajo éste, te pones el equipo, unas mallas y una camiseta de algodón, que te dan allí (¡Importantísimo! ¡No tienes que llevar bolsa de gimnasio! Tan sólo las zapatillas y ropa interior), bien pegadito al cuerpo, que hace que aún tengas más ganas de luchar a muerte contra tus lorzas.

Las sensaciones al principio son de todo tipo. El chaleco está mojado para favorecer la conductividad de la corriente, y esto en pleno invierno no es del todo agradable. Luego viene cuando te lo ajustan con un montón de correas, de las que parece imposible escapar. En ese momento vuelves a recordar los kilos de grasa que te sobran. Los recuerdas y los puedes saludar, son los que se salen del chaleco en forma de mollitas. Ahí es cuando se te olvida que no te gusta estar mojada, ahí sólo quieres que empiece tu batalla contra la grasa.

electroestimulacion life e fitness house

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

Empieza la sesión y te pones en posición de inicio, con rodillas flexionadas, cuerpo recto y manos juntas. Es hora de conectar el chaleco y de notar los electrodos en tu cuerpo. El entrenador va subiendo la intensidad por grupos musculares, y tú vas determinando cuando es suficiente. Yo este momento lo llevo fatal porque me entran unas cosquillas que no son normales y suelo estar a carcajada limpia. Una vez seleccionada la intensidad empieza el ejercicio.

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

Cada día la sesión es de una forma, siempre en 25 minutos, empezando por calentamiento de cardio, con ejercicios de fuerza hacia la mitad, donde el tipo de corriente cambia, y acabando con más cardio. Se trabajan todos los grupos musculares, en concreto Manolo me explicó que el foco son los grandes grupos, ya que a su vez, indirectamente, hacemos que trabajen los pequeños.

Utilizamos muchos elementos, como pelota de Pilates, balón medicinal, Trick Board, Trx, steps, etc. Con ellos Manolo crea circuitos de cardio o de fuerza, donde hago sentadillas, flexiones, abdominales, y ejercicios que te hacen descubrir que existen músculos que desconocías.  Al principio entro en modo soldado, con intensidad 10, a muerte, a la cuarta vuelta la lengua toca el suelo. En estos momentos te olvidas totalmente del chaleco, de las corrientes, y de todo lo demás… incluso de los problemas.

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

 MARCANDO LA DIFERENCIA

A parte del chaleco, que por supuesto es la parte más diferente a un entrenamiento normal, otro punto importante es la atención personalizada de un profesional cualificado sólo para ti, y lo digo por experiencia propia, después de haber estado seis años en gimnasios, dejada de la mano de Dios, haciendo clases de Body Pump junto a 30 personas más, con prisas por llegar al verano en forma y sin conseguir más que una lesión en el trapecio.

Nunca, y cuando digo nunca es nunca, había hecho las sentadillas como se debe, nunca había conseguido hacer una flexión, y mi cuello ha sufrido de lo lindo haciendo abdominales. De hecho, una de las cosas que más me ha sorprendido en Life es que hemos pasado las seis primeras sesiones trabajando a una intensidad baja, centrándonos sobre todo en la postura, en que estuviera correcta, y en que yo pudiera «interiorizar» y  apreciar cuando estaba trabajando con el músculo que queríamos sin sobrecargar los demás. Ahora incluso cuando me río entre amigas noto como se me activa el abdomen. ¡Es lo máximo!

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

 RESULTADOS

Sinceramente no esperaba resultados tan pronto, ya que con esto de que estábamos «interiorizando» y cogiendo las posturas, creía que no estábamos trabajando. Siempre doy por hecho que cuanto más se suda más se trabaja, y yo no he sudado excesivamente en las primeras sesiones. Tampoco he tenido esas agujetas horribles de las que mucha gente se queja, puede que porque no hayamos puesto mi cuerpo al límite, cosa que agradezco.

Sorprendentemente no estoy obsesionada con la báscula, de hecho es la primera vez en mi vida que empiezo dieta saludable y ejercicio y se me olvida pesarme. Yo era de las que empezaba una dieta y se pesaba cada tres días sin ropa y a la misma hora. No me peso desde que subí a la máquina malvada y tampoco me interesa. No quiero cambios en la báscula, quiero cambios en mi cuerpo. Y mi sorpresa llegó hace dos semanas, una mañana, con los ojos aún medio pegados por el sueño, cuando fui a recogerme el pelo en una coleta… ¡Y ALLÍ ESTABAN! Eran ellos. Yo sabía que los tenía, nunca perdí la esperanza de poder verlos algún día, y llegó el día en el que mis bíceps y yo nos pudimos mirar a la cara. ¡Los tengo! ¡Tengo dos de esos! La sensación de ver mis brazos en alto con forma es increíble, no me puedo creer que sean los míos, de verdad. Es como cuando tienes un ojo almendrado, pero no lo delineas, como cuando tienes las pestañas enormes pero rubias, de repente haces te haces un eyeliner, o pones máscara, y ahí está, eso es tuyo. Juro que me dieron ganas de llorar o de empezar a grabar vídeos en tirantes. Pasé el día haciéndome la coleta, en manga corta, una y otra vez, en el trabajo, en la calle, y en casa.

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

 

También ha habido cambio en las piernas, aunque no fui yo la que se dio cuenta, fueron mis amigas, cuando llegué un día con medias y una falda algo más ajustada y corta de lo habitual. Estábamos bailando en una verbena, y una de ellas, que hace escalada y sabe de músculos definidos, me tocó el cuádriceps  y dijo que estaba orgullosa. Esa noche bailé de puntillas.

Y por último, después de meses sin comprar ropa por pereza, llegó el sol a Valencia, con 30 grados, y decidí renovar algo mi armario. Cogí como siempre la talla L, ya que odio que se me ajuste la ropa, pero me llevé una gran sorpresa al ver que todo me estaba más holgado de lo normal. Pedí las mismas prendas en la M y eran perfectas. Algo pasaba. O Don Amancio ha cambiado el tallaje o es mi cuerpo el que está cambiando. Al llegar a casa fui directa al espejo a estudiarme…

Sigo sin saber si mi peso ha cambiado, lo descubriré en mi próxima sesión con Tania, pero hay algo que sí sé cierto, y es que me estoy «compactando». No me noto más delgada, es una sensación distinta, como más en el sitio, las carnes no campan tanto a sus anchas, me veo más definida y eso está haciendo que cada día esté más motivada, que las bravas y los calamares no me llamen tanto la atención (cuidado, que digo «tanto», que unas bravas y unos calamares nunca serán destituidos de mi vida), y que haya empezado a correr una vez por semana para acelerar los resultados.

¿CUÁNTAS SESIONES SE NECESITAN?

En principio mucha gente sólo va una vez por semana, yo de hecho lo hago así, aunque he planteado subir  a dos de cara a verano para llegar al bikini un poco más «apretada». Es un entrenamiento continuo que combinado con algo de deporte fuera te da unos resultados muy notables y en poco tiempo.

PRECIOS

La primera vez que vi los precios de la electroestimulación pensé lo mismo que la mayoría, que era mucho más caro que un gimnasio. Y lo es.

Las sesiones oscilan entre 20 y 28 euros, o menos si compras bonos personalizados combinados con los servicios de nutrición, fisioterapia o coaching nutricional. 

La pregunta que me hago después de dos meses allí es: ¡¿Cómo no va a serlo?!

Lo personalizado se paga, y hablamos de:

– 25 minutos de electroestimulación, con un entrenador personal cualificado, adaptando la sesión a tus necesidades, con previa valoración del fisioterapeuta para no sobrecargar tus puntos débiles.

– Una sala de ejercicio para ti solo, donde nadie te ve saltar, sudar, o echar el hígado.

– Un vestuario único, donde cierras la puerta y tienes tu ducha, tu espejo de cuerpo entero para mirarte y remirarte, gomas del pelo, champú, gel, secador potente apto para el brushing e incluso perfume.

– Sin necesidad de llevar la odiosa mochila todo el día a cuestas, el equipo te lo dan allí.

electroestimulacion life e fitness house ana albiol

¿RECOMENDADO PARA QUÍEN?

Para casi todo el mundo. Para los que no tenemos tiempo, para los ansias como yo, que queremos resultados YA, para los deportistas a nivel profesional, para gente que esté en rehabilitación, para combinarlo con deportes como el running o la natación, para quien no haya visto resultados de tonificación en un gimnasio…

Para las únicas personas que está contraindicado es para quien sufre problemas cardiovasculares y embarazadas, pero de todas formas nunca está de más pedir información si se sufre algún problema de salud.

PRUEBA GRATIS

Y después de todo, muchas ya me habíais pedido información, o incluso hay gente que ha empezado con las sesiones. Por ello hablé con Roberto, director del centro, para que los seguidores que quiera probar puedan hacerlo de forma gratuita. Normalmente la prueba tiene un coste de 20 euros, puesto que es una sesión igualmente, con previa valoración de fisioterapeuta y estudio corporal para medición de grasa y músculo.

Por tanto, desde hoy y hasta el 15 de Abril podéis llamar para coger cita para vuestra prueba gratuita, tan sólo diciendo que sois seguidores del blog. Tendréis que llevar zapatillas y ropa interior para cambiaros después.

Os dejo el link a la web del centro: Life E- Fitness House y el número de teléfono para pedir vuestra cita: 963 44 58 88.

electroestimulacion life e fitness  house ana albiol

Espero vuestras opiniones y no dudéis en preguntar cualquier duda. He pensado publicar más adelante un vídeo con una de las sesiones. ¿Qué os parece? Me da algo de vergüenza pero si os apetece está hecho.

Aprovecho para agradecer a Katia Dasí Fotografía sus fotos de la sesión, siempre es un lujo tenerte detrás de la cámara.

¡Feliz entrenamiento!

Ana.

PD: Vayan comprando ventiladores, que este verano va a hacer calor y los grados no tendrán nada que ver… 😀

27 comentarios en “ELECTROESTIMULACIÓN, 25 MINUTOS, RESULTADOS SORPRENDENTES.”

  1. Ostrisss!! eso es lo que yo necesito!!! Lo has relatado fenomenalmente bien Ana y me has generado subidón muscular jajaja.
    Sinceramente soy lo más perruzo que hay sobre la faz de la Tierra y me encantaría intentarlo porque mi cuerpaso necesita un buen tute. Ya te cuento si me ánimo jejej
    Besos!!

  2. Es perfecto para mi!!! ¿Alguién me recomienda algún centro similar en Madrid? Ana, me has animado mucho a ponerme las pilas!!

  3. Un articulo muy interesante, al igual que las fotos ( no lo digo solo por tu monitor, una pena que me quede lejos el sitio al que tu vas, sino me apuntaba ) y tienes razon. En el fondo no se trata solo de adelgazar, que es algo que está bien, sino de sentirte mejor y mas sano, y te lo digo yo que siempre he llevado una vida excesivamente sedentaria y ahora por fin me he puesto en serio a darle una vuelta a todo. En mi caso voy a andar siempre que puedo, hago bici y estoy apuntada a gimnasia abdominal hipopresiva, que por el nombre no parece dificil, pero ay! como notas esos musculos escondidos cuando empiezas a practicarla.

  4. Qué maravilla y qué gracia me ha hecho lo del Burguer King jajajaja! Quiero uno de estos en Las Palmas ya! jaja voy a buscar y si alguien sabe de alguno que lo diga! Gracias por este esperado post! Un besote!

  5. jajajajjajajajajaj me matas, sobre todo tú: Vayan comprando ventiladores, que este verano va a hacer calor y los grados no tendrán nada que ver… 😀
    Óle por las mujeres que quieren verse bien aceptando su cuerpo y sin obsesionarse con crear un cuerpo 10 para los demás.
    Yo acabo de comenzar con el chaleco, espero que el resultado sea igual 🙂
    Un súper beso a una súper mujer

  6. Me ha encantado tu post Ana, tanto que me has convencido de ir a probar, ayer mismo pedí cita para la prueba. Un besazo wapa, eres genial 😉

  7. Mónica!! A ver si coincidimos allí!! He estado hoy con Tania! Podríamos hacer una quedada para una carrerita o algo! Un besito!! Voy preguntando por ti a todos 😀

  8. Me paso exactamente lo mismo a los 3 meses de apuntarme al gimnasio, después de una vida entera practicando sillonball…fui a hacerme una coleta y dije, Guau! Eso es mio? No te vayas nunca!!

  9. Hola Ana!

    tengo una duda existencial acerca de que polvos comprarme… En el vídeo de tus imprescindibles de Nars, creo recordar que nombrabas los polvos sueltos, pero después en algún vídeo, (como el de Gabriela, que habré visto unas treinta veces… ) utilizabas los polvos compactos… Y claaaaaro, no se muy bien por cuales decidirme o en que basarme para hacerlo, así que… Ayuda! 🙂

    Un besito

    1. Hola! Pues uso los dos, los sueltos para casa para sellar, pero se acabaron y hasta que he repuesto los sueltos fui usando los prensados. Ambos hacen la misma función, a mi el suelto me gusta más para acabado,para trabajarlo en casa pero es mas cómodo el prensado porque lo llevas encima para retocar. Te compres el que compres te va a gustar. Se diferencian en la comodidad de aplicación! UN besito!

  10. Pingback: NO TODO ES DE COLOR DE ROSA. MI RETO LIFE (II PARTE) | Ana Albiol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *