02/10/2015

ORTODONCIA INVISIBLE CON INVISALIGN

Hoy os hablo de sonrisas. No es maquillaje, lo sé, pero he oído tantas veces el «No me pongas un rojo que no me gustan mis dientes», o » Yo en las fotos nunca sonrío»… Que hoy os hablo de ellas.

Creo que unos ojos bonitos o unos labios gruesos llaman la atención, pero a mi lo que me suele enamorar es la sonrisa. Mi sonrisa no me disgusta, tampoco me emociona, ni fú ni fá, aunque reconozco que tras ver los resultados con ortodoncia en la gente de mi alrededor siempre he pensado recurrir a ella. Luego recordaba el drama por el que han pasado, (y yo he vivido de cerca) y me echaba para atrás. Que si las llagas, la comida entre los brackets, el bracket roto… Qué pereza.

Hace más de tres años que me recomendaron llevarla. De hecho, en cada limpieza era el tema a tratar porque se me han apiñado los colmillos y no puedo hacer una correcta higiene diaria, con lo cual, las encías acaban inflamándose y esto en un futuro no lleva a nada bueno. (No recomiendo mirar fotos  de «Gingivitis» en Google, y más si sois hipocondriacas. Estuve días soñando que se me caían los dientes).

La idea estaba ahí, pero abrí el blog y el canal, y se me hacía muy cuesta arriba verme con los brackets, además sumándole el ritmo de vida que llevo, que no paso por casa, que siempre estoy cara al público… Me repito, qué pereza.

Pero entonces, buscando «Antes y Después» por Instagram, me topé con el Doctor Diego Peydró y sus cambios radicales. Además, uno de ellos era de una chica con la que trabajé hace tiempo, la reconocí al instante en el antes y os aseguro que me costó reaccionar. Es lo más impactante que he visto en estética dental, y además sin brackets, con ortodoncia invisible. Empecé a seguirle y también a la Clínica Peydró, (He de decir que el chico está de buen ver, y además de diseñar sonrisas espectaculares, se pasa la vida dando conferencias por el mundo y haciendo deporte a nivel Iron Man, con lo cuál, su Instagram es entretenidísimo).

Fue el día en el que una de mis muelas del juicio decidió hacerme elegir entre dentista o suicidio cuando llamé de urgencia a la clínica. Lunes por la mañana, 10:00 horas. A las 14:00 tenía dos muelas fuera y una limpieza profunda de encías hecha. Salí con dos kilos menos. Y fue cuando pregunté a Diego (inconsciente de mí, aún con el efecto de la anestesia y babeando) si podría hacerme un diseño de sonrisa con Invisalign. Estuvimos 15 minutos hablando y viendo los casos que ha tratado, y el hecho de que sea especialista en la técnica y que forme a odontólogos de todo el mundo también ayudó a decidirme. El único problema era que mi plan es vivir en Londres a corto plazo, pero ni siquiera eso es un impedimento, ya que las visitas pueden ser muy espaciadas y programadas, y tiene pacientes en media Europa. Decidí que mi vuelta al cole empezaría con ortodoncia.

PRIMERAS IMPRESIONES

La «toma de medidas» era algo que me preocupaba porque mi hermana lo pasó fatal en su día, le daban arcadas con la pasta para el molde y yo soy muy asquerosita. Nada que ver. Mi higienista me hizo un escáner completo con un aparato indoloro, insonoro, innada, que creó una imagen en 3D de mi dentadura en cinco minutos. En ese mismo momento se mandó a EEUU y según las directrices  del doctor, empezaron a fabricar mi Invisalign. Muy tecnológico todo, vamos.

En menos de un mes me llamaron para que lo recogiera (más feliz que una perdíz ya que en Septiembre hay que estrenar lo que sea). También vi en vídeo los movimientos que van a conseguir, que son más de los que creía, porque la mordida no encaja bien y hay que hacer sitio y mover dos muelas hacia detrás. El tiempo aproximado serán 18 meses según me dijeron. Luego me enseñaron a ponérmelo. Dos fundas de 0,4 cm de grosor, transparentes, que encajan perfectamente con tu dentadura. Colocar, empujar y listo. ¿Y lo que más gracia me hace? ¡¡Que ceceas!! Es una estupidez, pero de pequeña me hacía ilusión llevar aparato porque creía que pronunciabas mejor el inglés, así que no me importa en absoluto hablar un pelín raro mientras me acostumbro. Me parece cool. (Menos mal que aquí no hay manitas abajo).

Hoy hace una semana desde que lo recogí, y comentaros que el primer y segundo día si notaba presión, al comer los dientes me dolían bastante, y además coincidió con el evento en Barcelona, donde hablé sin parar más de 10 horas… Así que acabé con dolor en la lengua y molestia, pero nada que un fin de semana en semi silencio no solucione. Se recomienda llevarlo 22 horas puesto, así que tengo fé en adelgazar por no poder comer entre horas. Espero no sustituir el agua por Cola Cao. En comidas principales te lo quitas en medio segundo, lo guardas en su cajita, al acabar te lavas los dientes, vuelta a colocar y listo. (Advertencia máxima: cuidado con meterlo en una servilleta y no en la caja, porque puede ir a la basura y tener que pegarte la carrera de tu vida para recuperarlo… ejem).

De todas formas esto no ha hecho más que empezar, no creo que todo sea coser y cantar, en breve vuelvo para que me pongan los ataches,  pero muchas me habéis ido preguntando en redes el por qué de ponérmelo si mi sonrisa está bien (sois peor que mi abuela, muchas gracias), y sobre todo, qué era eso de Invisalign. Os iré contando, pero si queréis más información detallada  y ver los antes y después, os dejo bajo el blog de la clínica, donde exponen casos y hablan de muchos temas de estética y cuidado dental.

www.sonrisaespectacular.com

Aquí tenéis la foto con y sin Invisalign:

ana albiol invisalign ortodoncia invisible clinica peydro
Sin Invisalign

 

ana albiol invisalign ortodoncia invisible peydro
Con Invisalign

 

Y mi nuevo kit imprescindible en el bolso:

ortodoncia invisible clinica peydro invisalignana albiol

PD: ¿Recomendaciones por favor de alguien que lo lleve? ¿Opiniones? Agradezco cualquier experiencia y consejo que me podáis dar para el tratamiento. ¡Un abrazo!

6 comentarios en “ORTODONCIA INVISIBLE CON INVISALIGN”

  1. Hola Ana!!!
    Yo ya te comenté que para mi fue la mejor decisión tomada en mucho tiempo. Yo adelgace un montón porque como tu, soy un poco asquerosita, y no bebía cosas blancas (horchata, leche,etc…) para que no se me quedara entre el aparato… Si no tenía tiempo suficiente para lavarme bien el aparato y limpiarme los dientes decidía que era mejor no comer sobre todo los primeros días del alineador que me dolían. Pero yo era un poco loquita con la limpieza, el quitarme y ponerme el aparato!! jjejejejeej
    El mejor consejo que te puedo dar es que limpies el alineador con el cepillo eléctrico, se va todo todo y todo!!! jejejejejeje y una vez a la semana le ponia corega para quitar gérmenes.
    Y poco más te puedo decir… que poco a poco verás los resultados y estarás super contenta!
    Ánimo que dentro de nada estás con sonrisa profident!!!
    Besitosss y suerte por Londres! (yo estuve viviendo 6 meses y es una ciudad impresionante)

  2. yo te sugiero tambien el cepillo electrico, de hecho ya no llevo brackets y lo sigo usando, limpia mucho mejor y en profundidad. en cuanto a invisalign no puedo comentar porque yo lleve brackets normales de circonio, transparentes, y la verdad que perfecto, no se me rompio ningun bracket, son mas peqes que los demas, nada de llagas de hecho me dieron dos cajitas de cera para las rozaduras y el otro dia las tire enteras ala basura. Lo que si recomiendo tb es en el bolso siempre minicepillo, pasta etc. A mi tp se me quedaba comida en los brackets. Y eso que soy super obsesiva. Yo no me veia a mi edad con ellos, pensaba que ni me maquillaria los labios y en dos dias estaba con mis rojos de siempre. Solo se me veian al sonreir, al hablar no se me ven mucho los dientes por eso tuve esa suerte. repetiria con ellos si o si, y eso que mis dientes estaban perfectos pero me los puse para poder hacer espacio y ponerme un implante. Nada, a ser curiosa, constante y bimbo los peores dias xD el tiempo pasa volao y a mi me dio hasta pena quitarmelo… jajajaja Aprovrcho para decirte que te admiro y que has dado un paso super importante yendote fuera, hay que evolucionar y crecer, no todo el mundo sale de su zona de comfort y mas teniendo su trabajo estable. animo ani te queremos

  3. Hola!
    Yo llevé los brakets clásicos dos veces. Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así. La primera en el instituto y la segunda en la universidad. Las dos veces me dijeron que 18 meses, pero nanay, 24 meses las 2 veces. Me ponía la cera hasta en la calle. Y odio los purés con toda mi alma. No he vuelto s probar uno.
    Suerte en esta nueva etapa!
    Muxutxos | Anna

  4. Yo por la situación de mis dientes y mordida, no pude usar invisalign y tuve que llevar brackets. Los escogí de cerámica que se ven algo menos y los llevé casi dos años. Ahora tengo por fin una sonrisa que no me avergüenza enseñar y se acabaron los problemas de salud con la encía. Tendría que haber tomado antes esta decisión!

  5. Pingback: 5 CONSEJOS PARA SONRISAS INVISALIGN | Ana AlbiolAna Albiol

  6. Yo estoy en el proceso final de mi tratamiento de ortodoncia con Invisalign, y estoy encantada de la vida.
    Me ha resultado súper cómodo para comer, para hablar… ¡para todo! Recomiendo 100% la clínica dental en Sevilla dónde me lo estoy haciendo, Garcelán Clinic. De hecho fue por este post de su blog, por el que me decidí a ponérmelo 🙂
    http://www.clinicadentalgarcelan.com/sabes-que-es-invisalign/
    ¡Tu sonrisa te está quedando de cine Ana!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba